Museo Ramon Caceres

La casa de Mon Cáceres, presidente entre 1905-1911, ubicada en el mismo entorno histórico que describe Troncoso, será en lo adelante el Museo Presidente Ramón Cáceres. La restauración de la vivienda con estos fines y la construcción de salones complementarios comenzaron en el año 2007 por iniciativa de la Fundación Ramón Cáceres y por disposición oficial a un costo de RD$25 millones.

La Secretaría Administrativa de la Presidencia, la Comisión Permanente de Efemérides Patrias que dirige el historiador Juan Daniel Balcácer y la Comisión Presidencial de Desarrollo Provincial se han hecho cargo de su ejecución.

Construida en 1894 luego de que Mon contrajera matrimonio con Narcisa Ureña (allí engendraron 9 de sus 11 hijos, aunque el segundo murió de pulmonía a los dos meses de nacido), la casa fue después de su muerte el centro de reunión familiar. Así la recuerda el empresario agrícola Mario Cáceres, nieto de Mon radicado en Moca: llena de vida e historia, visitada por mucha gente que pernoctaba en el lugar, heredera de valores patrióticos y humanos que hoy enarbolan con orgullo sus descendientes.

“Al morir la abuela Narcisa Ureña (Cisa) se determinó, entre todos, que se dejara una parte de la casa con unos terrenos aledaños como patrimonio familiar, porque Ramón Cáceres fue un hombre apegado a su comunidad de Moca y utilizó esa casa como una segunda casa de gobierno”, indica don Mario, hijo de Ramón Arturo Cáceres, el hijo mayor de Ramón Cáceres.

El museo
Convertir esta casa en un museo de 600 metros de construcción que honrara la memoria de Mon fue el principal objetivo de la Fundación Ramón Cáceres, incorporada en el año 1998.

Margarita González Auffant, museóloga encargada del Museo Presidente Ramón Cáceres desde el año 2007, informa que están trabajando en la fase final y que en marzo de 2009, si todo fluye bien, podría inaugurarse la casa-museo.

El museo, dice González, presentará al público la vida privada y pública del presidente Mon Cáceres, con la finalidad de dar a conocer su figura, su trayectoria y sus valores humanos y familiares desde su infancia hasta su muerte.

Allí se mostrarán sus efectos personales, las vajillas, la banda presidencia, la espada, miles de fotografías y las cartas familiares que forman parte del legado donado por la familia de Cáceres.

“Será un museo que conjugará la historia con los aspectos familiares y emotivos de su vida para tratar de dar una visión global e íntegra de su vida, que debe trascender como ejemplo de justicia y sencillez”, expresa.

Como historiadora, González ofrece su versión de la figura de Mon: “Ramón Cáceres es un hombre que viene del campo, tenía los conocimientos y la espiritualidad de un arriero y a la vez fue un presidente consciente, popular, presente con su pueblo. Nunca fue prepotente ni interesado. Nunca buscó una ventaja sobre nada. Fue el ejemplo de lo que debería ser un verdadero presidente: transparente, justo, directoÖ”

Se pretende que el museo involucre a la comunidad y sea un proyecto vivo y no sólo de exhibición. Contará con ocho salas de exposiciones, una bodega, cafetería, biblioteca, un salón multiusos con equipo de proyección y baños.

González sugiere que puede ser autosuficiente alquilando sus espacios para actividades, organizando actividades artísticas, campamentos de verano, clases de pintura o guitarra, sala de tareas, ferias del libro o artesanales y hasta un cine forum.

El guión del contenido del museo, que contará con cámaras de circuito cerrado, música ambiental exclusiva e iluminación de estándares internacionales, fue tomado del libro “Ramón Cáceres”, del fenecido Pedro Troncoso Sánchez.

Aprender historia
Además de mostrar la vida de Mon Cáceres, el museo, por petición del Presidente de la República, funcionará como una de historia.

“El presidente Fernández está interesado en que se estudie principalmente la historia que va de 1900 a 1930, porque entiende que es la parte menos conocida”, expresa Mario Cáceres, indicando que fue idea del mandatario la construcción de la biblioteca y del salón multiusos. Fachada de lo que será el Museo Presidente Ramón Cáceres, en Estancia Nueva. La casa fue visitada por el ministro de los Estados Unidos, William Russell, en 1911, antes de la muerte de Mon.

La casa de Mon conserva detalles de la primera construcción.

La banda presidencial y la espada de Mon Cáceres podrán observarse en el Museo. Los restos de Mon descansan en la iglesia Nuestra Señora del Rosario. Carta enviada a Mon Cáceres por Abelardo Rodríguez Urdaneta.

Fuente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.