Biografía Salomé Ureña de Henríquez

Quien fue

Nacio en la ciudad de santo domingo el 21 de octubre de 1850 y murio el 6 de marzo de 1897. Hija del poeta Nicolas Ureña de Mendoza y Gregoria Diaz. Gran poetisa y educadora dominicana de grandes proyecciones, discipula y esposa del gran humorista Francisco Henriquez y Carvajal. Madre de Don Pedro, Maximiliano y Camilo Henriquez Ureña. Siguiendo la trayectoria de Eugenio Maria de Hostos y con su ayuda instituye la formacion de la mujer creando la primera escuela normal para mujeres el “instituto de señoritas” donde se formaron las primeras maestras dominicanas.

Dentro de estas primeras discipulas encontramos los nombres de: , , , , , y .

Obras de Salome Ureña

En su faceta de escritora, Salomé Ureña desplegó una intensa actividad poética que, enmarcada en los modelos formales y estilísticos de la centuria anterior (sencillez y claridad expresivas, moldes estróficos clásicos y equilibrio propio de la literatura neoclásica), se adentró al mismo tiempo en los tonos románticos de su tiempo y se ocupó, desde sus contenidos temáticos, de los anhelos e inquietudes del hombre antillano de la segunda mitad del siglo XIX. Entre sus principales preocupaciones temáticas figura, en primer lugar, la reflexión ética acerca de la patria, a la que la autora profesa un desmesurado amor que queda plasmado en su consagración al trabajo y a la sabiduría como elementos indispensables para el progreso de su pueblo.

Poemas Salomé Ureña

En esta titanica labor nos dedico doce años de su vida las que suspendio por su delicada salud (de 1881 a 1893) recordemos que murio cuatro años despues. La Patria fue motivo de sus mas hermosos poemas entre los que encontramos:

  • Recuerdos a un proscrito.
  • A la patria.
  • A los dominicanos.
  • La gloria del progreso.
  • Diez y seis de agosto.
  • .
  • Homenaje a Billini.
  • 27 de febrero.
  • La llegada del invierno.
  • A Quisqueya y Hecatombe.
  • La fe en el porvenir.
  • El cantor de mis cantores.
  • Mi ofrenda a la patria.
  • Sombras.
  • Sueños y Luz.

Autora de una brillante obra lírica que, en unión a la de José Joaquín Pérez y Gastón Fernando Deligne, constituye la producción de la denominada “trilogía de los poetas mayores” del romanticismo dominicano, dejó parte de su legado intelectual y artístico en la formación humanística que impartió a sus hijos, entre los cuales destacaron especialmente Max Henríquez Ureña y Pedro Henríquez Ureña, ambos reputados escritores y ensayistas. 

Podriamos clasificar la poesia de Salome Ureña en:

  • La de caracter Patriotico.
  • Las que inspiro la musa de la civilizacion (“En defensa de la sociedad”, “La gloria del progreso”)
  • Los personales cuyo tema era el hogar.

En cada uno de esos generos dejo verdaderos modelos de versificacion.

Versificacion: La estrofa de cinco versos es la combinacion que uso en mucas de sus composiciones mas inspiradas, donde se mezclan versos endecasilabos con un quebrado de siete silabas. Ejemplo de esto lo es el poema RUINAS.

RUINAS

Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,
donde el arte vertió sus fantasías,
donde el alma expresó sus pensamientos.

Al veros ¡ay! con rapidez que pasma
por la angustiada mente
que sueña con la gloria y se entusiasma
la bella historia de otra edad luciente.

¡Oh, Quisqueya! Las ciencias agrupadas
te alzaron en sus hombros
del mundo a las atónitas miradas;
y hoy nos cuenta tus glorias olvidadas
la brisa que solloza en tus escombros.

Ayer, cuando las artes florecientes
su imperio aquí fijaron
y creaciones tuviste eminentes,
fuiste pasmo y asombro de las gentes,
y la Atenas moderna te llamaron.

Águila audaz que rápida tendiste
tus alas al vacío
y por sobre las nubes te meciste:
¿por qué te miro desolada y triste?
¿dó está de tu grandeza el poderío?

Vinieron años de amarguras tantas,
de tanta servidumbre;
que hoy esa historia al recordar te espantas,
porque inerme, de un dueño ante las plantas,
humillada te vio la muchedumbre.

Y las artes entonces, inactivas,
murieron en tu suelo,
se abatieron tus cúpulas altivas,
y las ciencias tendieron, fugitivas,
a otras regiones, con dolor, su vuelo.

¡Oh, mi Antilla infeliz que el alma adora!
Doquiera que la vista
ávida gira en tu entusiasmo ahora,
una ruina denuncia acusadora
las muertas glorias de tu genio artista.

¡Patria desventurada! ¿Qué anatema
cayó sobre tu frente?
Levanta ya de tu indolencia extrema:
la hora sonó de redención suprema
y ¡ay, si desmayas en la lid presente!

Pero vano temor: ya decidida
hacia el futuro avanzas;
ya del sueño despiertas a la vista,
y a la gloria te vas engrandecida
en alas de risueñas esperanzas.

Lucha, insiste, tus títulos reclama:
que el fuego de tu zona
preste a tu genio su potente llama,
y entre el aplauso que te dé la fama
vuelve a ceñirte la triunfal corona.

Que mientras sueño para ti una palma,
y al porvenir caminas,
no más se oprimirá de angustia el alma
cuando contemple en la callada calma
la majestad solemne de tus ruinas.

6 comentarios en “Biografía Salomé Ureña de Henríquez”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.